22 de diciembre de 2014

Mermelada casera de kiwi... Deliciosa y muy, muy fácil!!

Qué ricos están los kiwis. Ríquísimos.
Así, solos, o como parte de un postre, o por supuesto ¡en mermelada! 

Tenemos deliciosa fruta de temporada que podemos aprovechar para hacer mermeladas caseras que conservaremos durante gran parte del año, bueno, ¡eso si no nos las comemos antes!

Así que hoy te invito a hacer deliciosa mermelada casera de kiwi, ¿empezamos?



Necesitarás:
· 820 gr. de kiwis maduros, pero no demasiado.
· 400 gr. de azúcar blanco
· 200 gr. de azúcar moreno
· Una cucharada de pectina, opcional
· Un limón sin piel (le quitamos también la piel blanca que recubre los gajos. Sólo queremos la carne del limón)
· Un chorrito de leche condensada, también completamente opcional (pero mmmmm, deliciosa!!)

Y la hacemos así:
Trituramos todo junto, 
bien en un procesador de alimentos o en Thermomix, todos los ingredientes excepto la pectina y la leche condensada. Después, lo ponemos todo en una olla al fuego a bastante temperatura (en una vitrocerámica con números del 1 al 6, la ponemos en el número 5). Y tiene que hervir durante buen rato, que no os puedo precisar con exactitud, porque dependerá de lo maduros que estén los kiwis, y de lo espesa que queramos la mermelada.



En mi caso, yo suelo tener la mermelada al fuego durante casi una hora y media, porque utilizo kiwis casi recién recogidos del árbol, lo que es una suerte!! y no demasiado maduros. Durante ese tiempo continúo removiendo con mucha frecuencia, y voy viendo como espesa poco a poco. Una vez que pasa una hora larga, si tiene la textura deseada, es el momento de retirar la mermelada del fuego.Y también es el momento de añadirle ese chorrito de leche condensada... ;)

Si no somos capaces de espesarla, por mucho que removamos al fuego, tenemos que utilizar pectina de manzana, un estupendo espesante natural. Pero ya os digo que esto es opcional. En caso de necesitar utilizarla, lo hacemos cuando la cocción está iniciada, no en frío.



Después dejamos enfriar nuestra mermelada casera, la envasamos en bonitos tarros de cristal y finalmente los sometemos a un proceso de “vacío” para hacer que se conserve durante meses en perfecto estado.
Una vez hayamos hecho el envasado al vacío en nuestros tarros de mermelada (en un próximo post os enseño a hacer un buen envasado al vacío en casa), los podemos decorar a gusto, con etiquetas para botes, bonitos tarros de cristal,... para regalar a alguien, ¡o para regalarnos la vista cada vez que abramos la despensa!




Ahora dime, ¿con qué te apetece comer esta delicia? Yo te sugiero que la acompañes con un queso bien curado… Mmmmm ;)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...