26 de enero de 2015

Tarta Guinness y el frosting de queso definitivo.

Deliciosa, esta tarta de cerveza Guinnes y frosting de queso está, sencillamente, ¡¡Deliciosa!! Sorprende por lo jugosa que es, y engancha porque no empalaga nada... Lo dicho, deliciosa!



Venga, que te explico cómo la he hecho ;)

Estos son los ingredientes para el bizcocho:
· 265 gr. de azúcar moreno
· 200 ml de cerveza negra Guinness
· 200 gr. de mantequilla sin sal
· 200 gr. de harina todo uso
· 105 ml. de nata espesa (35% de materia grasa)
· 60 gr. de cacao puro en polvo
· 18 gr. de bicarbonato
· 2 cucharaditas de vainilla en pasta
· 2 huevos camperos

Y la elaboración es ésta:

Primero calentamos, sin que llegue a hervir, la cerveza, y cuando esté caliente, derretimos en ella la mantequilla.

Cuando está completamente derretida, queda una crema como la que véis en la siguiente imagen, muy fina y suave. 
Ahora vamos a hacer el resto de la mezcla. Cogemos un bol y ponemos los huevos, la nata y la vainilla y lo mezclamos todo con una varilla manual, sin batir mucho, sólo que se mezcle bien. En esta receta no utilizaremos la batidora eléctrica hasta que no lleguemos a la parte del frosting.

Después, añadimos la mantequilla disuelta en la cerveza y removemos otro poquito, para integrarlo todo, nada más.

Y por último añadimos los ingredientes secos (previamente tamizados todos juntos), es decir: el azúcar, la harina, el cacao y el bicarbonato.

Mezclamos todo con la misma varilla manual.
Veréis que la mezcla aparentemente tiene como grumitos, que no es fina del todo, pero removiendo con cariño y un poco de paciencia (sin movimientos enérgicos!) al final será una masa suave y espesa, como la que veis ya en el molde.
Por cierto, he utilizado éste molde desmontable de 20 cm de diámetro. Se trata de un bizcocho tan, tan jugoso y con tanto ingrediente líquido, que por mucho que pongamos spray antiadherente en el molde, es posible que algo se pegue a las paredes del molde, por eso, antes de desmoldar, podemos ayudarle con una fina espátula de silicona a que se despegue del todo.

El horno tiene que estar precalentado a 180º, y hornearemos durante 50 minutos aprox. aunque como se dice siempre, depende del horno, ya sabéis ;)
Calor arriba y abajo, sin ventilador, y con la bandeja colocada de la mitad para abajo del horno.
Pasado ese tiempo, tendréis un precioso bizcocho negro, brillante, jugoso, esponjoso!! Dejadlo enfriar muy bien antes de poner el frosting encima ;)
O mejor aún, si tenéis tiempo, dejadlo reposar de un día para otro, bien envuelto en film transparente (no lo envolváis antes de que esté bien frío) y veréis cuánto se asienta la miga y cómo mejora su sabor y textura.
¿Ya habéis dejado reposar vuestro bizcocho? Pues venga, ahora vamos a hacer el frosting de queso.

Ingredientes para el frosting:
· 270 ml. de nata para montar (tiene que estar bien fría)
· 225 gr. de queso tipo philadelpia (también frío de la nevera)
· 125 gr. de azúcar glass

Y lo hacemos así: 

En primer lugar montamos la nata, con batidora de varillas, cuando esté casi casi ya montada, le añadimos poco a poco el azúcar. Y reservamos.
Por otro lado, batimos un poco (5 ó 6 segundos) el queso, el solito. Con la misma batidora ;)

Y ahora, con una varilla manual de nuevo, vamos añadiendo en el bol del queso la nata montada con el azúcar, poco a poco, a cucharadas.
Con movimientos envolventes y suaves, removemos todo para que quede una crema fina, uniforme y sobre todo, con una estupenda consistencia (vamos, que no se desparrame!!)

¿El toque personal? Añade rayadura de naranja cuando estés terminando de mezclar, y sorprende a todos con el delicioso aroma y sabor... 

Odio que la crema de queso se quede demasiado licuada, no puedo con ello! ¿Tú tampoco? Pues hazla como te digo y verás qué diferencia ;)

Mirad el corte... Rico ¿verdad?
Riquísimo!
Además es una combinación tan jugosa, que te permite colocar el frosting sólo en la parte superior del bizcocho, sin tener que abrirlo por el medio ni nada por el estilo.

En este caso, fue la tarta de cumpleaños de mi padre y de un buen amigo de la familia, que como cumplen con un día de diferencia, lo celebran juntos. Así la fiesta es mejor todavía! jeje  Y como la comida había sido bastante copiosa, pues la emplatamos en combinación con una exquisita confitura de fresa un poco ácida, para aligerarla un poco y de verdad que estaba increíble.
Sin duda te puedes anotar esta receta en tu lista de "básicos para triunfar".
¡Que la disfrutes! ;D



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...